El pensamiento del Che en el contexto cubano actual

Foto de portada: Ingrid Arcos/ Temas.

El pasado jueves la revista dedicó su espacio habitual de Último Jueves a hablar del legado teórico del Che, las tribulaciones de la construcción del mito, las deudas que aún persisten, las facetas de su pensamiento que todavía nos son necesarias, especialmente en el contexto cubano actual.

Entre las 4:00 p.m y las 6:00pm., en el Centro Cultural Fresa y Chocolate, María del Carmen Ariet, socióloga y coordinadora científica del Centro de Estudios Che Guevara, Delia Luisa López, miembro de la directiva de la Cátedra Ernesto Che Guevara de la Universidad de La Habana, Ariel Díaz, trovador, y Anayansi Castellón,  vicedecana de la facultad de Filosofía de la Universidad Central de Las Villas, respondieron a las preguntas iniciales hechas por Rafael Hernández, director de la revista Temas y coordinador del panel.

¿Cuál es la incidencia, desde los problemas de hoy, de las ideas contenidas en la obra guevariana? En lugar de repetir sus frases, de volver sobre su imagen en los pulóveres, queremos traer al Che al momento actual, conectado con el aniversario de su asesinato el 9 de octubre de 1967 y sobre todo, de su nacimiento, que se celebrará el próximo año 2018 -comentó Rafael Hernández a los panelistas, y a continuación presentó la primera pregunta de la tarde:

¿Qué facetas de la vida y la obra del Che son las más conocidas?

Para María del Carmen una faceta que resulta transversal a toda la obra del Che es la política, pero especifica que la misma se desdobla en dos dimensiones: el Che como dirigente político, y como hacedor de pensamiento. En el caso de la primera, cree que todavía permanece en la memoria colectiva su ejemplo personal como dirigente revolucionario. En cuanto a la segunda, llama la atención en torno al sistema de pensamiento político, creador y crítico, que Che fue capaz de elaborar a lo largo de los años y específicamente, en el período que transcurrió desde el triunfo revolucionario de enero de 1959 hasta su salida de Cuba hacia el Congo y luego Bolivia. Como parte del mismo, la doctora presentó tres elementos imprescindibles: su preocupación por las formas y métodos de la transición social; el humanismo como parte de la concepción del modelo de transición socialista que esbozara; su capacidad de retomar de Marx la visión del sujeto actor –transformando la realidad y al mismo tiempo transformándose a sí mismo.

Por su parte, Delia Luisa se preocupó por presentar los contextos en que Guevara actuó y pensó. Tomando como referente a Fernando Martínez Heredia, recordó a los presentes que toda la obra del Che se puede agrupar en dos momentos fundamentales: la lucha por el poder político, y luego desde el poder político. Esboza, como respuesta a la pregunta de Rafael Hernández, que lo más conocido entre los cubanos son los años como Ministro de Industrias, un período en el que Che tuvo una presencia muy activa en la vida pública de la sociedad cubana, ya fuera a través de sus intervenciones ante la prensa, sus discursos, su participación en los trabajos voluntarios, sus numerosos recorridos por las fábricas de casi todos los rincones del país, como por el interés que despertaba su imagen en muchos medios, nacionales e internacionales.

Ariel Díaz propone una mirada no desde el conocimiento del experto, sino desde la sensibilidad del artista que remarca entre todas las posibles aristas, sus valores, sus virtudes como el ser humano que uno encuentra detrás de la leyenda.

Anayansi explicó a los asistentes que lo más conocido del Che, no es lo más importante. Y se detuvo en detalle en la arista donde considera que está la mayor riqueza de su legado: su pensamiento marxista.

En un segundo momento de la tarde, el director de la revista Temas rememoró sus días de juventud, y comentó que no hubo libro más importante para los jóvenes de su generación que El socialismo y el hombre en Cuba. Para los jóvenes que tienen hoy 17 años, ¿cuáles han sido y son las obras del Che más influyentes?  

Para responder esa pregunta, María del Carmen comenta a los asistentes de este Último Jueves que es necesario tener en cuenta las numerosas circunstancias que mediaron la recepción de la obra del Che, en los diferentes momentos por los que ha transitado. Desde los primeros momentos luego de su salida de Cuba, y luego los años noventa en que comenzó –a finales de esta década- el trabajo de edición de muchos de los documentos personales del Che que se encontraban en los fondos del actual Centro de Estudios Che Guevara. ¿Cuánto ha cambiado el mundo? ¿Hasta dónde eso que nos estremece tiene una conceptualización diferente en estos días? Se pregunta refiriéndose a obras como La guerra de guerrillas o el Diario del Che en Bolivia, los dos textos más vendidos a nivel mundial en los momentos actuales.

Antes de dar la palabra al público, Rafael Hernández  presenta la última ronda de preguntas y hace un paréntesis para presentar los resultados parciales de una encuesta aplicada a jóvenes de la universidad de Villa Clara, y al público presente. ¿De qué trataban? Prácticamente se incluían las mismas preguntas relacionadas con el legado del pensamiento de Ernesto Che Guevara, que sirvió de provocación para la intervención de los panelistas de este Último Jueves de septiembre.

Universidad Central Marta Abreu de Las Villas

 

 

 

Público presente

 

 

 

Luego de la presentación de estos resultados parciales, ¿cuáles de las ideas del Che podrían aplicarse al mundo de lo real en los momentos actuales?, es la pregunta que abre la última ronda de intervenciones del panel, y cede la palabra a las ocho intervenciones de los poco más de 60 personas que asistieron este 28 de septiembre.

Pero los detalles los podrá tener dentro de unos días, cuando se publique en el Canal de Último Jueves la reseña de este encuentro.

 

 

 

Añadir nuevo comentario

t
s
s
9
f
1