15 AÑOS DE ARTE DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL EN CAMAGÜEY

Cine cubano la pupila insomne - Dom, 11/19/2017 - 07:22

Comparto las palabras introductorias del Catálogo de Producción que hemos conformado con las obras de los estudiantes del ISA de Camagüey. Hasta el momento el Catálogo contiene información (fichas técnicas, sinopsis, imágenes) de 114 materiales, y será presentado el próximo 23 de noviembre, en la Cibertertulia correspondiente al mes de noviembre. También podrá descargarse de modo gratuito del Portal El Callejón de los Milagros.

15 AÑOS DE ARTE DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL EN CAMAGÜEY

Por Juan Antonio García Borrero

En la Cuba de 1959 el ICAIC recién acababa de crearse, gracias a la vocación y el empeño de un grupo de jóvenes que por entonces soñaban con fundar una cinematografía nacional. Hasta ese momento, tanto en el período silente como en el sonoro pre-revolucionario, se habían hecho una gran cantidad de películas, pero buena parte de esas cintas apelaban de modo facilista y precario a los mecanismos de comunicación explotados en el teatro, la radio, y la literatura.

La formación de aquellos cineastas cubanos, por lo general, tenía mucho de autodidacta: filmaban por pura intuición, sin tomar en cuenta lo que ya se debatía en diversas escuelas creadas en el mundo. Pensar entonces en una escuela de cine dentro del país, sin existir una industria cinematográfica que justificase su utilidad, hubiese sido a todas luces irracional.

Pero con la creación del ICAIC ya esa posibilidad sonaba diferente, tomando en cuenta que algunos de sus miembros (Tomás Gutiérrez Alea, Julio García-Espinosa, Néstor Almendros) sí habían estudiado en el Centro Sperimentale di Cinematografía de Roma, y portaban otra visión. Almendros, por ejemplo, en 1960 escribe en la revista Bohemia un artículo que titula “Importancia actual de las Escuelas de Cine”, donde en algún momento apunta:

Ya conocemos los inconvenientes de la enseñanza académica en las artes: el anquilosamiento de los profesores, el burocratismo, la tendencia de los alumnos a preocuparse solamente por pasar exámenes y obtener diplomas, etc. Pero aun así, pese a todos sus defectos, de allí han salido algunos de los valores más positivos de las nuevas generaciones cinematográficas[1]

Aunque el ICAIC se consolidó rápidamente, no puede decirse lo mismo del sistema de enseñanza vinculado a la creación audiovisual. Es en 1987 que se funda la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, a la que seguiría la FAMCA en La Habana (1988), la Filial que funciona en Holguín (1990), y la de Camagüey en el 2002.

En el caso de la Unidad Docente del Instituto Superior de Arte en Camagüey surgió el 13 de septiembre de 1989, teniendo como primeros Directores a Aurelio Horta Mesa y Lourdes Horta Mesa. A partir de 1993 y hasta el año 2004 asume la dirección la Dra. Olga García Yero, y es bajo su mandato que es creado en el 2002 el Departamento de Medios Audiovisuales, con Esther Cárdenas Castro como la primera Jefa de la carrera “Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual”.

Aquello parecía el desenlace natural de un proceso de formación informal alimentado por tantas ediciones de “El Almacén de la Imagen” y el “Taller Nacional de Crítica Cinematográfica”, tantas jornadas cineclubísticas, tantas tertulias al amparo de lo que las grandes pantallas nos prodigaban a diario. Y es que a lo largo de un poco más de un siglo, Camagüey se ha revelado como una ciudad donde parece natural respirar “audiovisualmente”. No es algo reciente, sino que la tradición se remonta a esos primeros años del siglo pasado, cuando, para poner un ejemplo, el Dr. Omelio Freyre decide fundar el 28 de mayo de 1906 el Club Cinegético, mucho antes que Louis Delluc y Ricciotto Canudo pensaran en algo similar en la ilustrada Europa.

Después fueron llegando todos esos cines y teatros lujosos (Casablanca, Encanto, Alkázar) que nos hablan de una impronta notable de esta práctica cultural en el imaginario de los lugareños. En todo este tiempo, “ir al cine” en Camagüey no solo ha significado ir a ver películas entretenidas o de grandes valores artísticos: ha sido sobre todo una práctica cultural que ha enriquecido la convivencia, formado comunidades de espectadores, y promovido gustos, valores, cosmovisiones.

Pudiera decirse entonces que en los años previos a la creación de la carrera, ya se habían construido en la ciudad los escenarios básicos sobre los cuales erigir esos saberes superiores que hoy se impulsan en la Universidad de las Artes agramontina. En estos quince años transcurridos, y gracias a las diez graduaciones efectuadas (la primera ocurrió en el 2007) se han graduado un total de 87 estudiantes en las especialidades de Dirección (41), Fotografía (18), Sonido (10), Producción (12), y Edición (6).

Ahora bien, más allá del júbilo que representa cotejar estas cifras, hoy resultaría importante preguntarnos qué ha significado en lo estético, pero también en lo intelectual, la existencia de una escuela como esta. En el único ensayo que conozco sobre la producción audiovisual de la FAMCA y su Historia, el crítico y profesor Gustavo Arcos se pregunta algo que también podría inquietarnos a nosotros los camagüeyanos:

¿Para qué se tiene una Escuela de Cine o medios? ¿Qué esperamos de ella? ¿Qué estudiantes debemos ingresar? ¿Debe ser una cuestión de simple superación, de matemática social, o una plataforma para generar inquietudes estéticas? ¿De qué forma una dinámica docente y creativa puede ser refrendada en una comunidad? ¿No debería un espacio artístico generar confrontaciones académicas capaces de extenderse a los espacios públicos? ¿Tuvimos en los 90 un mejor cine, televisión o radio gracias a este centro?.[2]

Para obtener respuestas medianamente confiables a lo anterior necesitamos, primero, construir un marco teórico que nos permita elaborar diagnósticos sólidos. Y ese marco teórico no puede existir, si antes no conseguimos reconstruir lo que ha sido la existencia de la escuela a través de las películas concebidas por los estudiantes, los ejercicios planificados por los profesores, los debates o eventos auspiciados por la institución. Dicho de otra manera: no podríamos encontrar respuestas valederas, si no basamos nuestros análisis en lo que ha sido la experiencia diaria de estos años.

Lamentablemente, lo que se produce en las Escuelas de cine de todo el mundo casi nunca es tomado en cuenta por quienes escriben “la Historia Oficial” del cine. Por otro lado, es raro encontrar en las filmografías de los cineastas ya profesionalizados esos ejercicios formativos. Como por lo general el cine es evaluado de acuerdo a determinados parámetros estéticos, y en función de los mismos se decide qué es lo que debe retenerse en la memoria o pasar al olvido, pues casi nada de lo realizado en esos predios se valora. Y, sin embargo, los que hemos visto El sueño de Giovanni Bassain (1953), corto realizado por Tomás Gutiérrez Alea en Italia cuando estudiaba en el Centro Sperimentale di Cinematografía de Roma, sabemos que es posible encontrar allí zonas desarrolladas posteriormente en su etapa profesional.

Por eso resulta tan útil reconstruir lo que ha sido el proceso creativo en la Carrera “Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual” en Camagüey. Cierto que tendremos que partir literalmente de cero, pues hasta ahora no existe un Centro de Documentación o algo parecido, donde se pueda consultar de forma organizada el listado de lo producido, su información técnica, y, sobre todo, visionar los materiales.

Por suerte, la emergencia de nuevas tecnologías, que incluyen las plataformas colaborativas con posibilidades de trabajar online y offline, ya nos está permitiendo contar con la ayuda de los propios egresados, aun cuando en estos momentos no residan en el país. De allí que el Catálogo de Producción que ahora presentamos no sea algo cerrado, sino en todo caso, una invitación permanente a seguir cuidando la Memoria (con mayúscula) de este espacio donde a diario ya se forma (sin nosotros advertirlo) una parte del audiovisual del futuro.

Cuando Néstor Almendros escribió aquel artículo donde hablaba de la importancia de las escuelas de cine, todavía filmar era una actividad excluyente. No todos los que en aquella época soñaban con ser cineastas podían acceder a la creación, ya fuera dentro o al margen de la industria. Hoy que las tecnologías han democratizado los modos de producir, distribuir, y consumir los audiovisuales, se ha popularizado el peligroso espejismo de que no es necesario estudiar en una escuela el cine.

Desde luego, no son las escuelas por sí solas las que consiguen que se movilice ese pensamiento crítico que debería acompañar a toda creación artística. Pero sí resultan imprescindibles a la hora de orientar a aquellos que aspiran a formarse con seriedad. Como apunta Almendros: “Tan absurdo es que un joven director pretenda hacer cine de calidad sin haber visto, por ejemplo, la obra de Griffith o Von Stroheim, como que un compositor escriba música de concierto sin conocer a Bach o a Beethoven”.[3] Por eso una carrera como la de “Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual” resulta imprescindible si queremos entender a fondo la responsabilidad del cineasta en una época donde la imagen acompañada de sonido se ha convertido, muchas veces, en la falsa medida de las cosas.


Categorías: Blog de autores

MUESTRA DE AUDIOVISUALES PRODUCIDOS EN EL ISA DE CAMAGÜEY

Cine cubano la pupila insomne - Sáb, 11/18/2017 - 06:58

Como ya habíamos anunciado anteriormente, nuestra próxima Cibertertulia del 23 de noviembre, a celebrarse en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo a las cinco de la tarde, estará dedicada a los 15 años de la creación en Camagüey de la carrera “Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual”.

Para ello hemos preparado una breve Muestra de trabajos realizados en esa institución por sus estudiantes. Los materiales seleccionados no son realmente representativos de todo lo que se ha filmado. Tomando en cuenta el imperativo del tiempo (conformar para la Cibertertulia un programa de exhibición que no exceda los cuarenta minutos, para de ese modo poder conversar con los invitados), se ha priorizado la brevedad, repasando a su vez lo sucedido dentro de la ficción, el documental, el video arte, y la animación.

Comparto con los lectores del blog las fichas de los materiales seleccionados.

Juan Antonio García Borrero

MUESTRA POR LOS 15 AÑOS DE CREADA LA CARRERA

PATINAJE SEGURO

Ficha técnica: Año: 2007/ Tiempo: 4 minutos/ Género: Animación/ Productora: Instituto Superior de Arte/ Director: Geovanys García Vistorte/ Dirección de arte: Yariel Fernández, Raudel Hoyo/ Fotografía: Igmar González de la Cruz/ Modelado y animación 3D: Geovanys García Vistorte/ Producción: Alexander López Almaguer/ Banda sonora: Arturo A. López/ Musicalización: Arturo A. López/ Edición: Reinaldo Varona.

Nota

Trabajo de Diploma del realizador.

INSOLACIÓN

Ficha técnica:Año: 2006/ ISA; Producciones Sandía/ Tiempo: 1 minuto, 14 segundos/ Director: Jorge Luis Santana

Nota

Trabajo de Diploma del realizador

ANTANANARIVO

Ficha técnica: Año: 2010/ Tiempo: 3:23’/ Productora: ISA Camagüey, A PEPE PRODUCCIONES/ Dirección, Producción, y Guión: Yasser Socarrás/ Fotografía: Edenia Bacallao/ Asistente de cámara: Ángel García/ Edición y sonido: Raudel Concepción/ Actúan: Silvia Avilés (Laurita), Javier Jiménez (Fernandito).

Nota

Dedicado a Fernando Pérez

CASO TURISTA DESAPARECIDA

Ficha técnica: Año: 2014/ Tiempo: 6:26’/ Producción: Liber Drey/ Dirección: Liber Drey/ Fotografía: Liber Drey/ Edición: Liber Drey

Sinopsis:

Una joven turista norteamericana registra en videos su viaje a la ciudad de Camagüey, y abandona la protección del grupo cautivada por el folklore y la vida cotidiana, ignorando que con ello su vida corre peligro.

LAZOS

Ficha técnica: Año: 2015/ 38 segundos/ Productora: Ashé Animation Studios; Facultad de Medios de Comunicación Audiovisual/ Realización: Rachel Gómez Hernández, Rodolfo Caraballo Quevedo

Sinopsis

Realizado por alumnos de primer años de la Facultad de Medios de Comunicación Audiovisual (Universidad de las Artes, Filial Camagüey)

TIMBALITO

Ficha técnica: Año: 2006/ Tiempo: 4:29’/ Productora: ISA Camagüey, con la colaboración de TV Camagüey/ Producción: Isabel Palma Moreira/ Dirección: Annette Pichs Sánchez/ Fotografía: Annette Pichs Sánchez/ Edición lineal: Carlos Heredia/ Edición no lineal: Yohan Wilcox Reyes/ Música: Jarabe de Palo, "Bonito".

COBERTIZO

Ficha técnica: Año: 2010/ Tiempo: 7:18’/ Productora: Producciones Pan y Vino, ISA Camagüey/ Dirección: Anay Vázquez Alfaro/ Fotografía: Dayni Basulto/ Edición: Laura M. González Fernández/ Sonido directo: Rudyard Ramos Fonseca, Rafael Smith/ Escenografía y ambientación: Raúl E. García Basulto, Daniel Mejías González/ Maquillaje y peluquería: Mauricio Álvarez Romo, Giselle Fuentes Sanabria/ Actúan: Yosiaxy Méndez (Joven), Fidel Arango de Quesada (Mendigo).

Sinopsis

Obra realizada a partir de los textos "Dios y yo", del escritor Desiderio Borroto Fernández, y de "El arte de reciclar el arte", del artista Joel Jover. Texto de Canción -en voz del mendigo- escrita por Anay Vázquez Alfaro, y musicalizada por Fidel Arango.

EN EL OCASO

Ficha técnica: Año: 2012/ Tiempo: 7:02’/ Productora: 4 Dog, ISA Camagüey/ Producción: Eredy Machín/ Dirección: Eredy Machín/ Guión: Lázaro del Risco/ Fotografía y Dirección de Arte: Pepe Castillo/ Cámara y Edición: José M. González P./ Música original: Eduardo Leyva/ Sonido: Manuel Roura/ Actúan: Reina Ayala (paciente), Ingrid Castellanos (muchacha), Adonis Granado (chulo), Pepe Castillo (médico), Giselle Fuentes (enfermera), Félix R. Ferrá (cliente).

LÁGRIMAS NEGRAS

Ficha técnica: Año: 2014/ Tiempo: 5:18’/ Productora: Bola 8 Producciones, ISA Camagüey/ Dirección: Gisselle Ricardo Chapellí/ Guión: Gisselle Ricardo Chapellí/ Asistente de dirección: Luis Raúl Izquierdo/ Producción: Ivexi Arencibia Nápoles, Carlos de Armas Pupo, Luis Raúl Izquierdo/ Fotografía: Liber Drey/ Edición: Liber Drey/ Dirección de arte: Pepe Reyes/ Actúan: Jorge Parrado (Ernesto), Saiz García (Miriam), Magaly Cabrera (Voz abuela).

Sinopsis

Basado en una historia de Fernando Rubén Marchi.

EN EL CAFÉ

Ficha técnica:Año: 2017/ Tiempo: 4 minutos 26 segundos/ Animado/ Productora: Ashé Animation Studio, FAMCA Universidad de las Artes, ISA, Filial Camagüey/ Dirección, Guión, Producción, Diseño, Animación, Edición, Banda Sonora: Rodolfo Caraballo Quevedo/ Actúan: Linet Saladrigas, Yadira Rodríguez, Oscar Viñas.

Sinopsis

Un desesperado joven trata de revivir a su abuelo moribundo sin percatarse que la solución está, en su cotidiana taza de café.

Premio

Premio Animación en el 27 Almacén de la Imagen (Camagüey 2017)

EL ROJO Y EL NEGRO

Ficha técnica: Año: 2014/ Tiempo: 4:25’/ Productora: ISA Camagüey/ Director: Alberto Martín/ Guión: Alberto Martín/ Producción: Jennifer Flechoso/ Fotografía: Kevin Álvarez/ Dirección de arte y Vestuario: Pepe Reyes/ Sonido directo: Isaul Ortega/ Edición: Liber Drey/ Música y banda sonora: Liber Drey y Alberto Martín/ Maquillaje: César Santos/ Actúan: Henry de Armas, Isaul Ortega, Jennifer Flechoso, Linet Romero, Rogelio Loret de Mola, Keyler Peña.

Sinopsis

Una asesino en serie tiene aterrorizada a la ciudad…


Categorías: Blog de autores

LA ENDAC EN EL FESTIVAL DE CINE DE LA HABANA

Cine cubano la pupila insomne - Jue, 11/09/2017 - 20:07

He aquí una de las noticias más estimulantes que he podido recibir en el año: el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, me ha invitado a presentar la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano (ENDAC), el próximo 11 de diciembre, a la una de la tarde, en “Fresa y Chocolate”.


Categorías: Blog de autores

PRÓXIMA CIBERTERTULIA: 15 AÑOS DE CARRERA AUDIOVISUAL EN EL ISA DE CAMAGÜEY

Cine cubano la pupila insomne - Mié, 11/08/2017 - 06:58

Nuestra próxima Cibertertulia El Callejón de los Milagros (Complejo Audiovisual Nuevo Mundo/ Jueves 23 de noviembre/ 5.00 pm), se encargará de festejar los 15 años de creada que tiene la carrera de Comunicación Audiovisual promovida por el ISA de Camagüey.

Ese día queremos contar con la presencia de la Dra. Olga García Yero, directora de la institución en aquel momento fundacional, y que es la persona que más luz puede arrojar sobre ese hecho histórico.

También estaremos presentando el Catálogo de los materiales rodados en estos quince años por los estudiantes, con sus correspondientes fichas técnicas, sinopsis, afiches, imágenes, y proyectaremos una selección de esas producciones.

Esperamos que el Catálogo pueda convertirse en un instrumento que ayude a preservar la memoria histórica de la institución, así como herramienta para futuras investigaciones de lo que ha sido y es la realización audiovisual en Camagüey.

El Catálogo podrá descargarse sin costo alguno del Portal El Callejón de los Milagros.

Juan Antonio García Borrero


Categorías: Blog de autores

LA INFORMATIZACIÓN EXPLICADA POR LOS NIÑOS

Cine cubano la pupila insomne - Mar, 11/07/2017 - 20:02

Hoy la felicidad no cabe en la laptop. Esta mañana llegó a “El Callejón de los Milagros” de Camagüey, un grupo de niños que estudian en la Escuela Primaria Conrado Benítez.

Llegaron como parte de ese convenio que ha iniciado el Proyecto con algunas escuelas de la ciudad, con el fin de promover el uso creativo de las tecnologías desde lo que se ha dado en llamar “humanidades digitales”.

Debo confesar que me sentía bastante inquieto, pues admito que no tengo experiencia alguna como pedagogo con niños de esa edad. Pero para mi sorpresa, a los diez minutos de yo explicarles cuáles eran los recursos que podían encontrar en ese lugar, ya estaban conectados al Portal El Callejón de los Milagros, y descargaban contenidos (como algunos juegos didácticos que pueden encontrarse allí), y usaban el Zapya para leer Códigos QR y compartir con sus otros compañeros navegadores o aplicaciones que aquellos no tenían (incluso llegué a ver cómo ayudaban a uno de sus profesores).

La felicidad que comenté al principio es la que embarga a aquellos que saben que no pueden cambiar el mundo, pero que a pesar de eso, saben que el mundo cambia a diario. Y que es la inocencia de los niños los que van sembrando esas transformaciones.

Si por mi fuera yo dejara en manos de los niños el diseño de la futura informatización del país. Y me pondría, junto a los adultos, a tomar nota de esos sueños creativos.

Juan Antonio García Borrero


Categorías: Blog de autores

OCULTA (2016), de Jessica Franca

Cine cubano la pupila insomne - Jue, 11/02/2017 - 05:35

Oculta, el cortometraje de Jessica Franca que acaba de ganar los principales premios en la recién finalizada edición de El Almacén de la Imagen, me hizo regresar a mis tiempos de becado. Y también me hizo pensar en Milan Kundera cuando escribía: “La historiografía escribe la historia de la sociedad, no la del hombre. Es por lo que los acontecimientos históricos de los que hablan mis novelas son con frecuencia olvidados por la historiografía”.

Hay aquí una historia dura, que como en Camionero, no se registra en las Grandes Historias de los que estuvimos becados alguna vez. Y lo hace con un gran decoro narrativo, que en estas lides del audiovisual, es fundamental. ¡Felicitaciones para su equipo de realización!

Ficha técnica

Año: 2016/ Tiempo: 31 minutos/ Productora: ISA (FAMCA)/ Producción: Dania Monzón/ Dirección: Jessica Franca Artigas/ Guión: Jessica Franca Artigas/ Asistente de dirección: Dania Monzón/ Primer asistente de Producción: Claudia Martínez/ Edición: Giselle García Castro/ Fotografía: Jessica Franca Artigas/ Actúan: Anel Perdomo (María), Andrea Doimeadiós (Adriana), Aimeé Despaigne (Directora), Félix Beatón (padre), Homero Saker (Miguelito), Carolina Cué (Laura), Nenita Gómez (maestra de matemáticas), Ana Rojas (maestra de biología), Jorge Luis Aguilar (profesor PPD), Ileana Chávez (profesora de guardia).

Sinopsis

María está becada, y con la ayuda de su amiga y compañera de aula Adriana, guarda un grave secreto… Basada en hechos reales.

Premios

Gran Premio Luces de la Ciudad; Ficción, Dirección y Dirección de Arte, en 27 Almacén de la Imagen (Camagüey 2017).


Categorías: Blog de autores

PREMIOS DEL 27 ALMACÉN DE LA IMAGEN (Camagüey, Cuba)

Cine cubano la pupila insomne - Mié, 11/01/2017 - 20:01

Gran Premio Luces de la Ciudad: Oculta, de Jessica Franca (más lauros de Ficción, Dirección y Dirección de Arte).

Premio Promocional: Zweet and big Orange hope, de Yadniel Padrón.

Premio Minicorto: Daños colaterales, de Fernando de J. Almeida.

Premio Documental: Lecciones de Tai Chi, de Diego Rodríguez.

Mención Ficción: El hormiguero, de Alan González (más lauro de Guion).

Premio Fotografía: Aves del paraíso, de Manuel Ojeda (más lauro de Sonido)

Premio Música: Días de diciembre, de Wilma Alba (más colateral del ISA).

Premio Edición: Game Over, de Hugo Navarro

Premio Animación: En el café, de Rodolfo Caraballo (más lauro colateral Cinema)

Reconocimiento: El Almacén de la Imagen, isla de resistencia, de Alberto Santos.

Ganadores del Pitching

Proyecto de ficción: La víctima, de Henry de Armas, Yanara Kamila e Ivexy Arencibia (Camagüey)

Proyecto de animación: Razorback, de Liuxander Ricardo, Frank Alpízar y Delio Díaz (Holguín)

Colaterales

EICTV: Testigos de la luz, de Miguel Vizoso.

UJC: Cabalgando con Fidel, de Yadniel Padrón.

Claqueta: El monte, de Claudia Claremi (más el lauro de SIGNIS)

Mundo A con obra de Martha Jiménez: La gran espera, de Valerie-Marlin Schmid.

Uneac: La Máquina, de Adolfo Mena.


Categorías: Blog de autores

EDUARDO DEL LLANO SOBRE LA CENSURA EN LA TELEVISIÓN CUBANA

Cine cubano la pupila insomne - Mar, 10/31/2017 - 16:29

El único modo de evitar estos disparates que Eduardo del Llano denuncia es a través del debate transparente. Pero la censura arbitraria funciona sobre la base del no debate (lo único válido es el autoritarismo de quienes tienen el turno de decir sí o no).

Y luego está la autocensura, esa que nos convida a quedarnos callados incluso cuando sabemos que como individuos nos estamos mutilando, empobreciendo en la espiritualidad.

Sé que a estas alturas puedo hacer poco para cambiar esto que tanto nos afecta en lo cívico, pero al menos sé que no compartiré la actitud mezquina de algunos con poder. Hoy es Eduardo del Llano, mañana puedo ser yo…

JAGB

DE CENSORES, DE MENTES

Durante los tres últimos años varios miembros del equipo de Vivir del cuento, incluidos el director y los actores más conocidos, me habían pedido que escribiera para el programa. Les dije que sí desde la primera vez, pero luego no nos veíamos por un tiempo, no me contactaban, hasta que en julio de este año volvimos a encontrarnos, volvieron a pedírmelo y volví a aceptar, pero en esta ocasión sí me llamaron, apenas tres días más tarde. Mira, le dije al director, mi experiencia con la televisión no ha sido buena, pero Vivir del cuento me gusta y los actores son mis socios, así que voy a empezar enseguida. Eso sí, antes debo advertirte que otro director de cine y TV (llamémoslo C) me entrevistó en junio de 2015 para un programa veraniego que tenía, y nada más salir le quitaron el programa –es decir, no sólo esa emisión concreta, sino que le cancelaron el espacio- y le advirtieron que yo estaba prohibido en la televisión. Te lo digo porque no quisiera escribir por gusto. El director de Vivir del cuento (llamémoslo N) me dijo que ná, que eso ya no era así, que no me preocupara y que empezara a trabajar.

Un mes y pico más tarde, en septiembre, el director N y otro escritor del programa me llamaron entusiasmados para hacerme saber cuánto les había gustado un episodio que les presenté, y que lo iban a filmar en octubre, junto a otros tres de diferentes autores. Aquello me alegró, porque no es fácil adaptarse a un medio con el cual no estás familiarizado, y el equipo es exigente, como Dios manda, así que evidentemente yo estaba justificando la confianza con que me premiaban.

A mediados de octubre se puso malo el dado. N me contó, entristecido y apenadísimo, que yo tenía razón desde el principio: de arriba habían aceptado los otros tres programas, pero no el mío. Sin explicar por qué. Me sugirió que no escribiera más hasta que aquello se aclarase. De todas formas, le envié otro trabajo que recién había terminado.

Quiero aclarar que con los episodios entregados no intenté de ninguna manera ser más agresivo que nadie: mantenía el tono habitual de sátira social de Vivir del cuento pero no trataba de ser particularmente duro. El director N, y otros miembros del equipo con que hablé más tarde, están convencidos de que la cosa es conmigo, que lo que se censura no es un trabajo concreto sino a mí persona. No se trata, por tanto, de que se desautorice un contenido específico –lo que también sería discutible- sino que se decide excluir a un creador a partir de un argumento ad hominem. O sea, que las Altas Esferas Televisivas seguirán censurándome aunque escriba Tía Tata cuenta cuentos.

Hoy volví a encontrarme con el director C, y estuvimos hablando de que las cosas no sólo son así, sino que han ocurrido así históricamente, vaya, de que excomulgar artistas es toda una noble tradición de la cultura cubana, en especial de la pequeñísima pantalla. Ahora mismo, me dijo, hay cierto crítico de cine que conducía un espacio habitual que hace poco se enfrentó en un debate a alguien de arriba; como resultado, no puede volver a salir en la televisión, y no sólo eso, sino que una docena de programas ya grabados con él no se exhibirán, lo que significa, entre otras cosas, dinero tirado a la basura. (Y el dinero no le sobra a la TV, pensé; para comprobarlo no hay ni siquiera que entrar a los estudios, basta con andar por los pasillos y mirar los techos). También hablamos de Virgilio Piñera, y Juan Carlos Cremata, y otros muchos.

Lo mío, hasta el momento, se circunscribe a la TV, pues mis relaciones con el Instituto del Libro, el Centro Promotor del Humor, incluso el ICAIC son razonables y de mutuo respeto. Vaya, que la censura ni siquiera es coherente. Ahora bien, la excomunión, el ucase en mi contra se emitió en tiempos del anterior presidente del ICRT, y sigue en vigor a pesar de que el organismo luzca presidente nuevo. (¡!) Por circunstancias familiares que no detallaré, ese tipo de trabajo, escribir artículos y programas desde mi casa, es casi lo único que puedo hacer ahora… lo que no significa que aceptaría cualquier cosa, pero como dije antes, Vivir del cuento me gusta, es un reto interesante y muchos en el equipo son amigos míos. El punto es, sin embargo, que de un plumazo los de arriba me lo quitan, contra el deseo expreso de los artistas y técnicos que me llamaron a trabajar con ellos, sin importarles cómo quedo, sin explicaciones al equipo o a mí, sin que nadie dé la cara y me diga por qué me condenaron en primer lugar. Claro que, sin mucha dificultad, puedo imaginar a algún funcionario de esa casta de infelices que cree que los artistas deben ser mansitos e incondicionales (como diría mi socio Frank Delgado, otro veterano en estas lides) reuniendo a los directores o pasándoles un mensaje para advertirles quienes son los apestados que se llevan en esta temporada.

¿Querrán dejarme sin opciones, forzarme a emigrar? Ni pinga. Que se vayan ellos.

Eduardo del Llano

30 de octubre 2017


Categorías: Blog de autores

EL PRIMER AÑO

Cine cubano la pupila insomne - Vie, 10/27/2017 - 06:01

Hoy, Día Mundial del Patrimonio Audiovisual, el Proyecto “El Callejón de los Milagros” está cumpliendo un año de su inauguración oficial. Sin velitas para soplar, pero suficiente luz interior.

En este año transcurrido todavía no hemos logrado impactar como quisiéramos en eso de contribuir al uso creativo de la tecnología dentro de la comunidad, y sobre todo, dentro del sistema institucional. Todavía no existe por parte de las instituciones una conciencia clara de lo que pretende el Proyecto, que no es acumular tecnologías, sino construir espacios donde se haga natural el uso creativo de aquella con la que se cuenta.

Uso creativo. Ese es el término que una y otra vez repito para mí. Y digamos que se ha convertido en el filtro a través del cual ya no puedo dejar de ver la relación que establecen las personas con los dispositivos que llevan a cuesta.

Dime qué haces con tu teléfono, y te diré quién eres”, me he sorprendido muchas veces diciendo en mi interior, cuando alguien que se queja de la precariedad tecnológica que padecemos, responde una llamada. Probablemente esa persona que usa el móvil cree que ese aparato no es más que una versión sofisticada del teléfono fijo. Por su mente no pasa que puede ser también una poderosa herramienta de trabajo.

Si me preguntaran cuáles son las dificultades mayores que ha enfrentado el Proyecto en este primer año de vida, diría que no tiene que ver tanto con lo material como con lo subjetivo, pues ya lo apuntaba Enrique José Varona: “Es muy fácil poner en el papel programas de enseñanza; lo difícil es ponerlos en el cerebro”.

Hoy he reducido aquella sobredosis de optimismo que hace doce meses me hizo creer que podíamos impulsar desde el sistema institucional ese punto de giro que nos pide la alta dirección del país, con el fin de informatizar la sociedad. Ahora sé que aunque tengamos las computadoras (que todavía no tiene el Proyecto), las tablets, los teléfonos, las aplicaciones, el Internet, el Wifi gratis de El Callejón de los Milagros, el Portal con su gran repositorio de contenidos, los espacios para impartir Talleres, aunque tengamos todo eso, los individuos (incluyendo a quienes dirigen las instituciones) no van a cambiar de inmediato sus prácticas culturales.

Así que durante un tiempo seguiremos haciendo los eventos culturales como lo hacíamos hace veinte o treinta años, o solicitando las películas o los libros que queremos consultar en las bibliotecas del mismo modo que se pedían antes, o montando las exposiciones de arte igual que hace un siglo. Tampoco hay por qué azorarse: las transiciones culturales suelen protagonizarse al margen de las políticas culturales. Estas llegan después para regular lo que no se ha entendido en su momento.

Recordemos que el cine silente siguió existiendo durante un tiempo después que se inventara el cine sonoro, y hasta un genio como Chaplin quiso descalificar la innovación. Nuestro apagón analógico en cuanto a las tecnologías está a la vuelta de la esquina, pero en la vida de verdad muchas personas (sobre todo no nativas digitales) arrastrarán durante un tiempo las viejas prácticas.

De todos modos, sigo con mi optimismo trágico. Aquí en Camagüey ya existe algo único como el Portal El Callejón de los Milagros, con contenidos que se pueden descargar gratuitamente. Y se han impartido talleres a niños y adultos. Y Educación ha intervenido en varias de nuestras actividades.

Y hoy celebraremos el cumpleaños del Proyecto en Santiago de Cuba, presentando la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano en aquella ciudad.

Por eso digo que no habrá velitas desde el punto de vista institucional, pero sí mucha luz interior.

Juan Antonio García Borrero


Categorías: Blog de autores

INAUGURACIÓN DE “EL ALMACÉN DE LA IMAGEN”

Cine cubano la pupila insomne - Jue, 10/26/2017 - 12:22

Dentro de un rato quedará inaugurada la 27 Edición de “El Almacén de la Imagen”, esa isla de resistencia cultural que ha sabido defender desde Camagüey el audiovisual hecho por los más jóvenes. Me dio un gusto tremendo saludar hace apenas unos minutos, a los experimentados Raúl Pérez Ureta, Gustavo Andújar, y Aramís Acosta, tres de los muchos invitados que intercambiarán ideas, evaluarán proyectos, mirarán películas en esta gran fiesta de la imagen.

Aquí les comparto el programa previsto para estas jornadas.


Categorías: Blog de autores

EDICIÓN 27 DE “EL ALMACEN DE LA IMAGEN”

Cine cubano la pupila insomne - Mar, 10/24/2017 - 07:02

Mañana comienza en Camagüey una nueva edición de “El Almacén de la Imagen”, un evento que, para utilizar parte del título del documental de Alberto Santos Casas que será exhibido en el marco de la misma, en todos estos años ha sido una “isla de resistencia” cultural.

Aquí les dejo con esta nota escrita por la periodista Claudia Otazua a raíz de la conferencia de prensa ofrecida por los organizadores, y aprovecho para invitarlos a la cibertertulia del jueves en Nuevo Mundo, donde estaremos presentando por segunda ocasión la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano.

JAGB

El Almacén de la Imagen: detalles de su edición 27

Por: Claudia Otazua Polo (19 de octubre de 2017)

De 15 países distintos llegan las 99 obras seleccionadas para participar en la muestra audiovisual internacional Almacén de la Imagen, uno de los eventos más antiguos auspiciados por la Asociación Hermanos Saíz (AHS), el cual celebrará su edición número 27 entre los días 25 y 29 del presente mes, en Camagüey.

La combinación de actividades para públicos especializados con otras destinadas a los ambientes comunitarios caracteriza a este Almacén… que se propone ir con muestras cinematográficas hasta zonas afectadas por el huracán Irma, como la comunidad Palma City en el norteño municipio Esmeralda. Allí ocurrirá, el día 27, una especie de segunda inauguración de la Muestra y se proyectará el filme Otra Mujer, del desaparecido realizador Daniel Díaz Torres a quien además se le dedicará un aparte especial dentro del programa que incluye una exposición en retrospectiva de su obra.

El profesor de la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA), Liván A. Magdaleno Cruzata impartirá los talleres Sonido 5.1, en cuyas secciones de trabajo los estudiantes de la filial camagüeyana del ISA podrán acercarse a esta especialidad de la mano de uno de sus más reconocidos maestros.

“El Callejón de los Milagros”, proyecto fundado por el crítico de cine Juan Antonio García Borrero con el propósito de fomentar la producción audiovisual desde el uso creativo de las nuevas tecnologías, se inserta dentro del evento con la presentación de la Enciclopedia digital del audiovisual cubano, otra iniciativa de García Borrero que, abierta a la colaboración, busca “reconstruir las memorias (en plural) de todo aquello que esté vinculado al audiovisual cubano, desde su etapa silente hasta la actualidad”.

Según se dio a conocer en conferencia de prensa ofrecida este martes por parte del comité organizador del evento, varias personalidades del mundo del audiovisual fungirán como jurado, entre ellos destaca el director de fotografía y Premio Nacional de Cine Raúl Pérez Ureta quien evaluará las obras de la muestra central en concurso. Otros nombres reconocidos en el medio como el del crítico de cine Frank Padrón y el del productor de los Estudios de Animación del ICAIC, Aramís Acosta figuran entre los encargados de valorar los proyectos que optan por los pitching de ficción y animación, especialidades que en esta octava convocatoria del pitching Imagen del Almacén, compiten por primera vez de forma separada.

Asimismo, el Comité Organizador resaltó la amplia participación de estudiantes de la FAMCA y la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños, como también la calidad de las obras que se presentaron firmadas por el Movimiento Audiovisual de Nuevitas (MAN), grupo que va en camino a afianzarse como uno de los principales productores de audiovisuales del país.

Además del Gran Premio Luces de la Ciudad, los premios por especialidades y el otorgamiento del pitching, diversas instituciones concederán reconocimientos colaterales, entre ellas se encuentran la propia Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños, Televisión Camagüey, el Centro Provincial del Cine, el ISA, entre otras.

La vigésimo séptima edición de la muestra audiovisual internacional Almacén de la Imagen cerrará sus puertas con una presentación del Ballet de Camagüey, conjunto que cumple medio siglo de vida en este 2017 y al cual este evento pretende homenajear.


Categorías: Blog de autores

7MO. CONCURSO DE PERIODISMO AUDIOVISUAL ANIA PINO 2017

Cine cubano la pupila insomne - Dom, 10/22/2017 - 11:22

Canal Habana y el Centro Memorial Martín Luther King, con el auspicio de la Asociación Hermanos Saíz y la Unión de Periodistas de Cuba, CONVOCAN A LOS JÓVENES a participar en el Séptimo CONCURSO DE PERIODISMO AUDIOVISUAL “ANIA PINO IN MEMORIAM” a efectuarse los días 17, 18 y 19 de noviembre de 2017.

Las obras a concursar pueden reflejar cualquier temática de actualidad. Se aceptarán obras publicadas o no. El concurso estimula sobre todo la búsqueda temática y formal. Podrán participar jóvenes con vocación periodística. Las obras pasarán por un comité de selección y las finalistas serán contactadas por el comité organizador. La edad límite es 35 años.

Se premiarán las 5 mejores obras audiovisuales de cualquier género periodístico. (Documental, Reportaje, Crónica, Testimonio, Comentario, Noticia, Series, Coberturas especiales para TV, Programas informativos u otros) y entre ellas se decidirán DOS GRANDES PREMIOS, así como las menciones que el jurado considere necesarias.

Se otorgarán además premios a:

– Guión

– Fotografía

– Montaje

– Banda sonora

– Trabajos periodísticos de experimentación audiovisual

– Periodismo ciudadano (imágenes grabadas con cámaras no profesionales editadas o no)

PREMIOS COLATERALES “ANIA PINO IN MEMORIAM”

Se convoca a niños y adolescentes a presentar trabajos de carácter periodístico hechos en video de manera no profesional. Las obras deberán ser filmadas y dirigidas por ellos, en forma colectiva o individual.

Se entregará además el premio ÚNETE de la Campaña de las Naciones Unidas para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, que otorga el Sistema de las Naciones Unidas en Cuba.

El Canal Habana reconocerá los trabajos referentes a las ciudades y comunidades.

El Centro Pablo de la Torriente Brau premiara las obras que aborden el rescate de la Memoria.

La AHS, los trabajos relacionados con la vida de los jóvenes.

La UPEC nacional premia las Tesis (Publicaciones comunicológicas de fundamentación teórica sobre el audiovisual) y el Centro Martin Luther King las de participación comunitaria.

Las obras pueden ser entregadas en Canal Habana (Mazón y San Miguel, Vedado, La Habana), la sede nacional de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC o sus delegaciones provinciales, así como por el Sistema Nacional de la Televisión en cualquiera de las provincias).

Las obras seleccionadas se exhibirán y debatirá durante los días del evento teórico.

PLAZO DE ADMISIÓN: 10 de noviembre de 2017.

Todos los trabajos se entregarán en formatos de video digital (MPEG, MPG4, AVI, MOV) acompañado de los siguientes datos del autor:

NOMBRE DEL REALIZADOR Y EQUIPO DE TRABAJO:

PROVINCIA:

EDAD:

AÑOS DE EXPERIENCIA:

CENTRO DE TRABAJO O ESTUDIO:

CATEGORÍA EN LA QUE ASPIRA AL PREMIO:

Otros datos del autor:

NÚMERO DE CARNET DE IDENTIDAD:

DIRECCIÓN PARTICULAR:

TELÉFONO:

E-MAIL:

El jurado estará integrado por 5 profesionales de reconocido prestigio en el audiovisual cubano. La premiación se realizará al finalizar el Evento Teórico que tendrá lugar los días 17, 18 y 19 de noviembre de 2017 y culminará en La Casa del Alba. El evento teórico incluye talleres de creación colectiva, clases magistrales y la exhibición de las obras participantes.

Para más información:

concursoaniapino

concursoaniapino


Categorías: Blog de autores

LOS OFICIOS INVISIBLES DEL CINE CUBANO

Cine cubano la pupila insomne - Vie, 10/20/2017 - 08:44

El cineasta Arturo Sotto ha circulado un mensaje donde muestra su indignación personal, porque se les ha pedido a las experimentadas Magaly Pompa y Magdalena Álvarez, que presenten “escenas fílmicas de su obra para ser consideradas en un proceso de evaluación como maquillistas”.

Estoy tan indignado como él, por supuesto. El público en general no tiene por qué saber cuáles son los probados méritos de estas dos creadoras, pero que en el seno de lo que debería funcionar como una suerte de “comunidad”, se ignoren o minimicen sus créditos, describe con una elocuencia tremenda hasta dónde está llegando la devastación.

La historia del cine cubano se ha narrado, por lo general, a partir del recuento de lo que han significado “las grandes obras” (Memorias, Lucía, La primera carga al machete) o “los grandes autores” (Gutiérrez Alea, Solás, Fernando Pérez). Como si las películas no fuesen el mejor ejemplo de eso que tendríamos que llamar “inteligencia colectiva”.

Siempre que hablo de estas cosas me gusta evocar la famosa escena de Memorias del subdesarrollo donde Sergio se desintegra en pantalla. Mucha gente la aprecia como parte de la genialidad de Titón. O del talento del fotógrafo Ramón F. Suárez. Y hoy sabemos que esa secuencia fue construida por Jorge Pucheux en el Departamento de Trucaje, en un año (1968) donde los efectos visuales que hoy prodiga la revolución digital, sencillamente convertía aquello en un acto creativo de magnitud artística.

Pero es difícil que se pueda apreciar el valor de lo que no se conoce. Y el cine cubano como expresión artística en la que, además de la producción, también intervienen la exhibición y el consumo, tiene cada vez menos importancia en nuestras agendas públicas.

Juan Antonio García Borrero


Categorías: Blog de autores

HOY, EN NUEVO MUNDO: LA HISTORIA INTERACTIVA DEL AUDIOVISUAL CUBANO

Cine cubano la pupila insomne - Jue, 10/19/2017 - 07:46

Algunos amigos me han preguntado si esta tarde, en la Cibertertulia “El Callejón de los Milagros”, se podrá descargar la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano. No, la Enciclopedia todavía no está online.

En realidad, hoy, a las cinco de la tarde (Nuevo Mundo) estaremos presentando el proyecto colaborativo entre los amigos que asistan. La Enciclopedia a estas alturas ya cuenta con un total de 3294 páginas, pero precisamente al ser colaborativa, estaría en permanente construcción y crecimiento.

La presentación ocurrirá en el marco de la Jornada por la Cultura Cubana, y como parte de las actividades del Proyecto de Fomento de la Cultura Audiovisual “El Callejón de los Milagros”, que estimula el uso creativo de las nuevas tecnologías en función de la gestión cultural.

Asimismo, nos sumamos a las actividades previstas en esta nueva edición del Evento de Artes Visuales Fidelio Ponce de León, que se desarrolla desde ayer en nuestra ciudad, por lo que abriremos el programa de actividades con la presentación del Nro. 1 de la revista “Días de cómic”, a cargo del especialista Alfredo Fuentes, y la cual podrá ser descargada de modo gratuito desde el Portal El Callejón de los Milagros.

Quiero agradecer una vez más la complicidad que varios amigos han mostrado con la elaboración de la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano, traducida en múltiples contribuciones, ya sea a través de informaciones, imágenes, archivos audiovisuales.

Y mientras llega las cinco de la tarde, oportunidad en que pudiéramos seguir intercambiando de modo personal en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, les dejo con información actualizada sobre el número de artículos incluidos en algunas de las categorías de la Enciclopedia.

Juan Antonio García Borrero

ALGUNAS DE LAS CATEGORÍAS INCLUIDAS EN LA ENDAC

CINE SILENTE (134 artículos)

CINE SONORO PRE-REVOLUCIONARIO (147 artículos)

LARGOMETRAJES DEL ICAIC (215 artículos)

LAS MEJORES PELÍCULAS DEL ICAIC (34 artículos)

ISA Camagüey (105 artículos)

FAMCA (35 artículos)

MOVIMIENTO AUDIOVISUAL DE NUEVITAS (52 artículos)

JOSÉ MARTÍ EN EL CINE CUBANO (17 artículos)

ANIMACIÓN (90 artículos)

CINE HECHO PARA TELEVISIÓN (30 artículos)

CAMAGÜEY: CINE, MEMORIA, Y CIUDAD (33 artículos)

CINE CLUBES DE CREACIÓN (44 artículos)

PUBLICACIONES SOBRE CINE CUBANO (28 artículos)

COPRODUCCIONES (75 artículos)

EICTV de San Antonio de los Baños (196 artículos)

REALIZADORES CAMAGÜEYANOS (82 artículos)

TALLER DE CINE DE LA ASOCIACIÓN HERMANOS SAÍZ (10 artículos)

CINE CUBANO EN LA DIÁSPORA (67 artículos)

Juan Antonio García Borrero


Categorías: Blog de autores

NUESTRA CHICA ALMODÓVAR

Cine cubano la pupila insomne - Mar, 10/17/2017 - 07:20

Yo también me alegré cuando vi este sábado a la actriz María Isabel Díaz en la televisión cubana, junto a Edith Massola. Otras veces he comentado que Una novia para David, de Orlando Rojas, tiene un significado especial para mí. Fue este el primer filme sobre el que publiqué una nota, firmada junto a José Antonio García Gradaille, en el periódico Adelante.

A cada rato regreso a la película, y la veo por partes. Hay en esa historia aparentemente sencilla, un discurso muy profundo sobre la cultura de la diferencia. Y entonces no notábamos que era María Isabel la que sostenía con su actuación y caracterización toda la verosimilitud del relato.

Después le perdimos de vista (tuve la suerte de tropezarme con ella una madrugada de algún festival de Huesca), aunque nos llegaban los ecos de su carrera por España. Y ahora está aquí, para intervenir en lo que será el debut en el largo de Arturo Infante, y me da por releer esta entrevista que alguna vez Dalia Acosta publicó. Con un placer tremendo, la verdad.

Juan Antonio García Borrero

MARÍA ISABEL DÍAZ. UNA CHICA ALMODÓVAR

Por Dalia Acosta (Enfoque, Primera Quincena No.15 agosto de 2007)

Ella barría el piso, cambiaba ceniceros, seguía con la mirada ansiosa los platos de comida, iba creando el caos. Cuando las luces se apagaban y sonaba la música, María Isabel Díaz aparecía en el escenario y cantaba “yo quiero ser una chica Almodóvar…”

El espectáculo había sido preparado por la propia María Isabel tras su llegada a España, en 1996, y durante mucho tiempo lo adaptó para “bares y cantinas”. Con el vestido de 15 de su hermana, cantaba aquella canción que había repetido tantas veces frente a su espejo en La Habana y al final le daba la espalda al público. Entonces, bajo el vestido brillante que apenas le servía, se veía su pobre traje de camarera.

Trabajar con Pedro Almodóvar, el director de películas “entrañables” como “Mujeres al borde de un ataque de nervios”, “Átame” o “Todo sobre mi madre”, ni siquiera parecía una opción cuando viajó a Barcelona para unas presentaciones teatrales y decidió quedarse por un tiempo.

Graduada del Instituto Superior de Arte de Cuba (ISA), tendría 16 años cuando empezó a actuar en el grupo de teatro del preuniversitario habanero Antonio Guiteras. La idea, que en un inicio había sumado a dos o tres personas, reunió, entre otros, al hoy cantautor Carlos Varela, la rockera Tanya Rodríguez, el actor René de la Cruz (hijo), la actriz Daysi Quintana, la cantante Mayra de la Vega, la teatróloga Laura Fernández y al director de teatro Víctor Varela, quien revolucionaría la escena cubana de la década de los 80 con su obra “La cuarta pared”. (Para seguir leyendo, pinchar aquí)


Categorías: Blog de autores

EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS, UN AÑO DESPUÉS

Cine cubano la pupila insomne - Lun, 10/16/2017 - 07:40

El próximo 27 de octubre se estará cumpliendo un año de la inauguración “oficial” del Proyecto de Fomento de la Cultura Audiovisual “El Callejón de los Milagros”. La elección de la fecha no fue gratuita, pues ese día se celebra, gracias a la UNESCO, el Día Internacional del Audiovisual.

En realidad el Proyecto ya había iniciado sus actividades desde el mes de febrero anterior, cuando se realizó el Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales, pero hablamos de una “inauguración oficial”, porque aquel 27 de octubre dejamos inaugurado el primer Portal del Paseo Temático, creado por el grupo Orsis, y fue hermoso ver cómo un gran número de personas se congregaban en Nuevo Mundo, y comenzaban a descubrir las infinitas posibilidades que brinda el uso creativo de la tecnología.

Por lo que la prensa anunció por esos días, aquello prometía convertirse en el inicio de esa segunda Campaña de Alfabetización que tanto necesita el país, vinculada en este caso a lo tecnológico. Y las esperanzas eran mayores, pues detrás del Proyecto podíamos encontrar como entes rectores al Sectorial de Cultura en la provincia, el Centro Provincial del Cine, la Asociación Hermanos Saíz, y la Unión de Informáticos de Cuba. Y además de ello, psicológicamente se contaba con la buena opinión que sobre el proyecto aún tiene el primer vicepresidente Miguel Díaz Canel, una de las personas que más ha defendido en el país la necesidad de informatizar la sociedad.

Sin embargo, un año después todo ha quedado en la promesa. Por poner algunos ejemplos: en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo siguen faltando las máquinas que se necesitarían, no para jugar, sino para organizar los talleres que pueden impulsar el mencionado uso creativo, mientras que la imagen de la institución (la primera de su tipo creada en el país) peor no puede ser, con esas puertas desvencijadas que en dos años la empresa Dural no ha conseguido reponer, no obstante el sinnúmero de gestiones. Y del anuncio de una futura “calle inteligente de los cines” solo queda el recuerdo de las ponencias presentadas en el Segundo Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales.

Algunos se preguntarán: ¿cómo es posible que nada suceda en un lugar donde está creada toda la infraestructura que permitiría desplegar las más revolucionarias actividades? El asunto no es tan sencillo de explicar, toda vez que las dinámicas culturales resultan absolutamente impredecibles: más allá de la voluntad individual o institucional siempre estará esa gran masa de prejuicios que movilizan o inmovilizan en el aspecto creativo a los seres humanos. Porque es un mito eso de que somos por esencia creadores: la creatividad es algo que hay aprender a cultivar, ya que por lo general lo que estamos haciendo es imitar los actos que hemos aprendido de los otros.

Siempre me gusta recordar que todo esto nació a raíz del Primer Foro sobre Consumo Cultural que organizamos en La Habana. En las conclusiones de aquel primer evento suscribimos la necesidad de pasar de la teoría a la construcción de una agenda práctica, donde hablásemos menos y creásemos más. Hasta ahora el Proyecto ha sido eso: no estamos hablando en abstracto de informatizar la gestión cultural, sino que estamos mostrando que es posible operar con un wifi institucional a través del cual podemos poner a circular contenidos que apoyen nuestra política cultural. Lo que ahora mismo funciona dentro de El Callejón de los Milagros, perfectamente pudiera funcionar en la Biblioteca Nacional José Martí o en la Provincial “Julio Antonio Mella”, en la sede de la UNEAC de La Habana o en la de Camagüey, en el lobby del ICAIC o del Ministerio de Cultura, o en cualquiera de las librerías o galerías de arte que existen en el país.

Que todavía no se vea lo razonable de asumir ese tipo de estrategia como un modo de acercarnos desde la institución a los nuevos públicos, se puede entender. Estamos hablando de crear nuevas modalidades de trabajo, nuevas maneras de pensar la gestión cultural, y siempre será más difícil crear lo nuevo, que afianzar lo que ya existe.

Eso es lo que explicaría, por ejemplo, que la idea de hacer un Taller de la Crítica Cinematográfica germinase en Camagüey de modo tan hermoso en medio de uno de los períodos más oscuros vividos por el país, y en cambio, la de El Callejón de los Milagros, con todas las condiciones creadas, no despunta.

Con el Taller de la Crítica se trataba de salvar algo (el ejercicio de la crítica fílmica) que corría el peligro de perderse, es decir, se aspiraba a salvar una tradición. Por supuesto, coincidió con que al frente del Centro del Cine estaba en ese instante un director como Armando Pérez Padrón, que era y es un gran cinéfilo, y trabajaba dentro de la institución ese apasionado por el cine a tiempo completo que es Luciano Castillo, y el Sectorial de Cultura era dirigido por Zenaida Porrúa, que se enamoró de inmediato de la idea, y al público camagüeyano todavía le gustaba ir a los cines e intercambiar en vivo con los principales expertos del país, y las personas que trabajaban en esos cines (pese a que los salarios siempre fueron los peores) se quedaban en las salas hasta que el último espectador se perdía en la madrugada. Fue una conjura extraordinaria de circunstancias favorables: en esos instantes había mucha gente sintiendo amor por el cine; viviendo por el cine, no del cine.

Hoy es diferente: las personas consumen más audiovisuales que nunca, pero lo hacen por su cuenta, apelando al Paquete, y en su casa. Por eso cada vez tienen menos idea de lo que es “el cine”, tal como lo defendíamos en nuestros antiguos programas culturales. Y en la orilla contraria falta el equipo capaz de articular las nuevas estrategias, toda vez que, en sentido general, nos hemos estancado en las maneras de pensar el fenómeno audiovisual, apelando de modo mecánico a las herramientas heredadas del siglo XX.

Para poner un ejemplo que toca a la crítica: a estas alturas del siglo XXI, apenas Antonio Enrique González Rojas se ha atrevido a incursionar en el libro electrónico como un modo de ponerse al día, sin prejuicios, con los nuevos lectores. Es decir, que en sentido general los críticos cubanos seguimos con “las mismas palabras, los mismos gestos”, escuchándonos entre nosotros mismos (cada vez menos), mientras la vida y su gente van por otro lado (somos la reencarnación de Los sobrevivientes de Titón). De allí que el Proyecto “El Callejón de los Milagros” no pueda contar con el respaldo de la institución “Crítica”, y deba comenzar a formar su comunidad de usuarios prácticamente desde cero.

Y a pesar de lo anterior, creo que el Proyecto va siendo una gran escuela para los pocos que han decidido acercarse y experimentar. Y en este año lleno de frustraciones, se ha conseguido hacer bastante: allí está disponible el Portal “El Callejón de los Milagros”, que a estas alturas ya es también un buen repositorio de libros que hablan del cine, y se han podido impartir Talleres de uso creativo a personas de las más diversas edades (desde niños de 8 años hasta adultos que sobrepasan los setenta). Y hemos celebrado par de Encuentros sobre cultura audiovisual y tecnologías digitales. Y ha nacido esa Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano, que es hija de todos estos meses de permanente aprendizaje.

Así que un año después de creado, y pese a la falta de un apoyo real, sigo creyendo en el Proyecto “El Callejón de los Milagros”. A Miguel de Unamuno le gustaba repetir que lo suyo era poner la levadura con la que los demás después construirían el pan.

En El Callejón de los Milagros entregamos la levadura para elaborar un pan que, para decirlo como Soler Puig, en estos instantes está dormido. Pero lo que importa es eso: que es pan, y en algún momento nos resultará útil.

Juan Antonio García Borrero


Categorías: Blog de autores

UN CASTING PARA “EL MAYOR”

Cine cubano la pupila insomne - Dom, 10/15/2017 - 08:48

En los próximos meses, la ciudad de Camagüey se verá convertida en un gran set de filmación, pues tendrá lugar el esperado rodaje del filme El mayor, dirigido por Rigoberto López (Yo soy del son a la salsa; Roble de olor).

Para los interesados en formar parte de la producción, se anuncia que los próximos días 19, 20 y 21 de octubre, tendrá lugar en la Casa de la Diversidad Cultural Camagüeyana (frente al Parque Agramonte), un casting con el fin de seleccionar hombres y mujeres que estén entre los 18 y 55 años de edad.

Los horarios para desarrollar el casting serán, en cada uno de los días mencionados, de 9:00 am a 12:00 pm, y de 2:00 pm a 4:00 pm.


Categorías: Blog de autores

PRÓXIMA CIBERTERTULIA: LA ENCICLOPEDIA DIGITAL DEL AUDIOVISUAL CUBANO

Cine cubano la pupila insomne - Mar, 10/10/2017 - 07:53

El próximo jueves 19 de octubre, a las cinco de la tarde, y como parte de la Jornada por la Cultura Cubana, estaremos hablando en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo de la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano (ENDAC), proyecto que a través del uso creativo de la tecnología, se propone reconstruir las memorias (en plural) de todo aquello que esté vinculado al audiovisual cubano, desde su etapa silente hasta la actualidad.

La Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano propone una forma interactiva de acceder a la Historia del audiovisual cubano (conformada por muchas “historias”), al reunir en una sola plataforma informaciones vinculadas lo mismo al cine silente, al sonoro prerrevolucionario, al período revolucionario (filmado dentro o fuera de la isla), tanto en soporte celuloide como electrónico, y sin distinción alguna de los géneros (ficción, documental, animación, videoarte, video clip, etc).

A diferencia del relato histórico tradicional del cine, que hace de lo unidireccional el pilar fundamental de lo narrado, la ENDAC plantea el uso cruzado de Categorías que, a modo de mapas mentales, invitan a que el lector se displace de forma transversal, y construya sus propias rutas de aprendizaje, a la vez que interactúa con sus posibles contribuciones a la permanente construcción y enriquecimiento de la plataforma.

Normalmente las Historias del cine se narran tomando en cuenta apenas a las películas y los autores. En la ENDAC, tanto los filmes como los realizadores están atravesados por un sinnúmero de contextos e intereses de grupos y/o individuos, y lo estético resultaría tan importante de explicar como lo económico, lo tecnológico, lo cultural, lo político, o lo vinculado a la recepción por parte de las audiencias. De allí que sean tan relevante el análisis de un filme, como el estudio de las prácticas culturales a través de las cuales se han formado los públicos que asisten a los cines.

La Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano (ENDAC) aún no está visible públicamente, pero los que estén interesados en contribuir a la permanente construcción de la misma, pueden acceder a través de Facebook, pinchando aquí.

Hasta el momento, la Enciclopedia cuenta con un total de 3015 páginas, que permite obtener información sobre el cine silente, cine sonoro pre-revolucionario, cine del ICAIC, los Estudios Cinematográficos de la Televisión, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Cine clubes de creación, Taller de Cine de la AHS, coproducciones, cine realizado por cubanos en la diáspora, Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños, el ISA con sus diversas filiales, Movimiento Audiovisual de Nuevitas (MAN), cine independiente, publicaciones, eventos y festivales, así como historias de las salas cinematográficas a lo largo y ancho del país, y las tecnologías utilizadas, entre otros asuntos.

Juan Antonio García Borrero


Categorías: Blog de autores

ENTRE EL RÉQUIEM Y LA ESPERANZA

Cine cubano la pupila insomne - Jue, 10/05/2017 - 07:16

En octubre de 1991, a raíz de la crisis provocada por Alicia en el pueblo de Maravillas (1990), de Daniel Díaz Torres, Alfredo Guevara se reunió por primera vez con los integrantes del ICAIC tras su regreso de Francia. La institución que había fundado se enfrentaba a la amenaza de fusionarse con el ICRT, algo que, más allá de las diferencias internas que pudiesen tener sus miembros, era rechazado de modo unánime. Líder al fin, Alfredo intentaba construir una estrategia colectiva que permitiese transformar esas amenazas en fortalezas, y soltó aquello de “Me he dejado decir el fundador. (…) Soy el fundador. (…) No quiero ser el enterrador del ICAIC”.

Como se sabe, el ICAIC logró sobrevivir en aquel período que tan pésimos recuerdos nos trae a todos los que nos tocó lidiar en los noventa. Sobrevivió como ente productor de contenidos audiovisuales. Por el camino quedó, sin embargo, la voluntad fundacional que nos hacía pensar en el ICAIC como un conjunto de cosas que incluía las películas que veíamos, las revistas que leíamos, los cines móviles que nos permitían ver proyectadas las imágenes más impensadas, y las salas cinematográficas donde disfrutábamos lo mejor de la historia del séptimo arte.

A partir de los noventa, los cines (como salas, como espacios) quedaron sin protección alguna. Ya nunca más se vieron como parte de ese gran empeño institucional que buscaba formar espectadores cada vez más críticos. Si en la capital se vieron afectadas, podemos imaginar la suerte que correrían en provincia, donde pocas veces íbamos a encontrar funcionarios capaces de defender esas salas de la misma manera que uno intenta proteger un museo, una galería de arte. Y no esto hablando de arreglar un cine para alguna fecha puntual, sino de algo más sistemático. Para un funcionario de provincia o municipio, que no tiene a un Alfredo Guevara cerca, una sala se presta mejor para reuniones que para proyectar películas que nos hagan crecer espiritualmente.

Estoy pensando en esto porque acabo de ver el documental Patio de butacas, de Claudia Claremi, que describe, desde la perspectiva de los espectadores, lo que significó el cine, como espacio social, para nuestra generación. En lo personal no estoy por la nostalgia estéril que añora el regreso de estos sitios tal como existían antes, porque eso sería negar la emergencia de nuevas prácticas culturales asociadas al desarrollo incesante de las tecnologías.

Pero es obvio que la impronta de esas maneras de asomarnos a la realidad, y construir nuestras identidades, está todavía presente en nuestros hábitos, aun cuando ya no necesitemos de una pantalla enorme para insertarnos en ese mundo imaginario que compartimos con el real.

La realizadora Claudia Claremi se las arregla para que, pese a articular su narración desde las ruinas impresionantes del cine “Casino”, el relato no se nos convierta en algo amargo. Por otro lado, tuve la suerte de ver el material unos minutos antes de tropezarme con esa maravilla que se llama La película de Camilo (2017), de Alejandra Larrea Galarza, donde un niño sueña con ser director de cine, y junto a otros de su misma edad, termina rodando algo que ha titulado El misterio de los cuatro niños.

Cuando conecto ambos documentales me pareciera que estoy levitando, gracias a la magia de ese conjunto de imágenes en movimiento acompañadas de sonido, por encima de la corta vision que a veces nos hace perder de vista la estrategia general que deberíamos diseñar, con el fin de garantizar un escenario en el cual el audiovisual encuentre maneras óptimas de producirse, distribuirse, consumirse.

Miro Patio de butacas, y de pronto me da por pensar que en Cuba el cine no está muerto, sino que lo estamos matando ahora. Pero luego veo La película de Camilo, veo la inocencia con que esos niños perciben lo que de adultos ya no somos capaces de ver, y algo de esperanza se adentra en mí. Así que cuando yo sea más grande, quiero ser como Camilo.

Juan Antonio García Borrero

FICHAS TÉCNICAS

Patio de butacas

Año: 2016/ Tiempo: 13:32’/ Compañía productora: EICTV/ Dirección: Claudia Claremi/ Guión: Adrián René Pérez/ Producción: Sabrina Zimmermann/ Fotografía: Natalia Medina/ Sonido directo: Bianca Martins/ Edición de sonido: Daniela Fung/ Edición: Juan Quirós/ Personajes: Ricardo Baldriche, Susana de la Rosa, Gisela de la Rosa, Milvio Vargas Roz, Jorge Gácita Morales, Milagros Llanes Martínez.

Sinopsis

Han transcurrido más de quince años desde que los habitantes de San Antonio de los Baños visitan el emblemático cine Casino del pueblo. En la actualidad, el espacio se encuentra cerrado y en desuso, pues su deterioro y completo abandono han provocado el cese de su funcionamiento. Los habitantes ahora solo pueden recurrir a su memoria para sentir la experiencia de ver una película en el cine del pueblo. Sin embargo, las puertas del cine Casino reabren para sus antiguos espectadores. Un grupo selecto de antiguos espectadores vuelven a ocupar su lugar en la platea y a modo de entrevistas, narran y recuerdan sus vivencias en el cine. Estos relatos abarcan tanto las películas que disfrutaban ver en el cine, como las diversas experiencias que acontecían dentro del mismo espacio. Durante esta noche el cine Casino revive lo que una vez fue gracias a la memoria colectiva de los habitantes que formaron parte de su funcionamiento.

La película de Camilo

Año: 2017/ Tiempo: 13: 32’/ Productora: ISA (FAMCA), Industria de Ideas/ Producción: Alejandra Larrea Galarza/ Dirección: Alejandra Larrea Galarza/ Asistente de dirección: Violena Ampudia Rodríguez/ Fotografía: José Manuel García Casado, Daniel Santoyo, Jessika Prieto Romero, Violena Ampudia Rodríguez/ Edición: José Manuel García Casado/ Correción de color y diseño de créditos: Daniel Santoyo Hernández/ Sonido directo y post producción de sonido: José Armando Amat/ Asistente de sonido: Claudia Martínez Hernández/ Intervienen: Camilo Sánchez Guayasamín, Daikel Acosta Roche, Pedro Lázaro Margarejo Reyes, Meredith Zapata Sánchez, Liz Picallo Grau, Juan Miguel Súarez González (Juanmi), Reggi Guedes (El sonidista), María Fernanda González Longoria.

Sinopsis

Camilo es un niño que sueña con ser director de cine. El documental nos muestra las interioridades del rodaje de ese filme que él ha titulado "El misterio de los cuatro niños", y sus relaciones con el resto del equipo…


Categorías: Blog de autores

TITÓN, LA BELLEZA Y EL NUEVO MUNDO

Cine cubano la pupila insomne - Dom, 10/01/2017 - 11:57

Llevo varios días revisando el epistolario de Tomás Gutiérrez Alea. Al estar agotado, hay interés en publicar una reedición corregida, y para mí es un verdadero placer ayudar a su compiladora Mirtha Ibarra.

Leer a Titón muchas veces duele. Era un pensador incómodo, al que no le importaba quedar bien con los grupos, sino con su conciencia. En lo personal, eso es lo que más me ha seducido siempre de él. Más que sus películas, incluso: hablo de esa posición de intelectual insobornable que le rendía culto al pensamiento por cabeza propia.

Desde luego que asumir esa actitud implica una factura. Se me aprieta el pecho cuando leo esta nota íntima redactada en 1968:

He estado deprimido todo el día porque estoy solo. Estoy excluido cada vez más. Tengo una obra que realizar y, sin embargo, no pienso en ella y me pierdo en cosas de menor importancia. Eso cierra otro círculo vicioso. Porque cuando pienso en ello me siento más deprimido”.

¿Así que ese sentimiento de soledad intelectual nos afecta de la misma manera a todos? Trato de ponerme en la piel de Titón, porque yo también me siento solo en Camagüey. La diferencia es que Titón necesitaba de la institución para hacer sus películas. A mí me interesa aportarle al sistema institucional algunas ideas novedosas, pero estas siguen sin ser percibidas. Yo podría alejarme de una vez de la institución, y dedicarme por entero a esa Enciclopedia Interactiva del Audiovisual Cubano que ya va por casi 3000 páginas. Mi obra a realizar podría ser esa, y quizás algunos la agradezcan más que el Proyecto “El Callejón de los Milagros”…

Y, sin embargo, no es tan sencillo. El jueves pasado hicimos en Nuevo Mundo la Cibertertulia, y esta vez exhibimos el documental Testigos de la luz, de Miguel Vizoso. Exhibimos este documental que habla de la belleza y la espiritualidad en una institución cultural (la primera de su tipo creada en el país hace treinta años) que tal vez tenga las puertas más feas y desvencijadas del mundo, o un lobby que parece un almacén oscuro de objetos desechables.

Y a pesar de eso la Cibertertulia fue un éxito, con su salita llena de estudiantes y profesores del ISA. Funcionó porque cuando la luz exterior falla, siempre queda la posibilidad de apelar a la que llevamos dentro, y que solo uno como individuo puede responsabilizarse de mantenerla encendida.

Me gustaría pensar que cuando el documental habla de los testigos de la luz, habla de esa luz interior que perdura incluso en esas circunstancias donde ya parece que han arrasado con todo.

Los que estuvieron esa tarde allí fueron los que trajeron un poco de albor a ese Viejo Mundo que hoy es Nuevo Mundo.

Juan Antonio García Borrero


Categorías: Blog de autores